DÍA: 23 DE SEPTIEMBRE DE 2017 | HORA: 07:57 InicioEscríbanos INSTITUCIONAL | TRÁMITES | PRENSA | LINKS | CONTÁCTENOS
Ministerio de turismo de Salta
Argentina turismo
Andes l�neas aereas
Aerolineas Argentinas
LAN l�neas aereas
BOA Boliviana de Aviaci�n
Amaszonas Linea A�rea

Actividades

Tierra de fe

La emoción de ingresar a la ciudad y descubrirla rodeada de los cerros del Valle de Lerma y de montañas de la precordillera de Los Andes despierta ya en el viajero una experiencia única, en especial para quienes admiran en la naturaleza su magnificencia y esplendor.

Al caminar alrededor de la Plaza 9 de Julio, centro histórico de la ciudad cuya fundación data de 1582, nos encontramos con la majestuosidad de la Catedral Basílica, morada de las imágenes del Señor y de la Virgen del Milagro, y el Cabildo típicamente colonial. Basta recorrer unas cuadras para dar con el frente color terracota característico de la iglesia San Francisco.

Continuando por la calle Caseros hacia el cerro el caminante puede creer que sus pasos lo han llevado hacia atrás en el tiempo al topar la plazoleta del Convento San Bernardo, su asombroso portal barroco tallado por aborígenes de la región y la silenciosa actividad de sus habitantes, las Carmelitas Descalzas.

Hechos y leyendas de los albores de la Nación Argentina circulan en historias y reliquias atesoradas en iglesias, como la cruz que guarda la Iglesia de la Merced, mandada a hacer por el General Manuel Belgrano para los caídos en la Batalla de Salta, o la Virgen de la Candelaria, cuya imagen sobrevivió a ataques de los aborígenes en el siglo XVIII.

Ascender el cerro San Bernardo por los 1070 escalones haciendo el Via Crucis, o en procesión de fe hacia el Santuario de Virgen del Cerro (o de los Tres Cerritos) son algunas muestras más de que en Salta la fe emana de su arquitectura, la geografía natural y sus habitantes.

Parroquia Ntra. Sra. de la Candelaria de La Viña

En la hacienda de La Viña, ubicada hoy en el departamento de Gral. Güemes, en el Valle de Siancas (a 50 km. aproximadamente de la Ciudad de Salta), sus propietarios habían hecho construir una capilla en 1630 destinada a cobijar una imagen de Nuestra Señora de La Candelaria traída de la ciudad portuguesa de Coimbra.

Junto al paraje donde se plantaron las primeras cepas de vid se erigió una capilla que fue considerada apta para sede Vice-parroquial de la Iglesia Matriz salteña y constituyó el punto de veneración de la Virgen de La Viña. Fue tal el atractivo de la capilla y su imagen que pronto se la conoció popularmente como el Santuario de Nuestra Señora.

Deteriorada la Iglesia a comienzos del siglo XVIII, varias veces se intentó trasladarla de capilla, lo que originó conflictos con el vecindario que entendía que su presencia era defensa contra los indios en lo que entonces constituía la línea de frontera. Entre 1733 y 1735 se trasladó la Capilla al Fuerte de Cobos (cerca de 40 km. de Salta), por orden del Gobernador del Tucumán, Don Juan de Armasa y Arregui. Pero en septiembre de 1735 una invasión de los indígenas del Chaco destruyó los fuertes de Balbuena, San José y Santa Ana de Cobos, asolando las fincas y caseríos vecinos y poniendo sitio a la ciudad de Salta, hasta que fueron abatidos. La Capilla de La Viña -aún inconclusa- fue arrasada y quemada. Una mujer robó el Niño de los brazos de la imagen que resistió el fuego. Los aborígenes, creyéndola una persona, intentaron degollarla sin conseguir su propósito. La Virgen sin el Niño fue trasladada a Salta y depositada en la ermita dedicada al Nazareno, cuyo cementerio se destinaba a los esclavos, aborígenes y mestizos que fallecían en el Curato Rectoral.

Otra versión cuenta que durante el asalto al fuerte de Cobos un indio disparó tres flechas que fueron a clavarse en la cara de la imagen, y luego se dispuso a separar la cabeza del cuerpo sin conseguirlo, manando sangre por las heridas. El Niño Dios fue posteriormente rescatado.

La devoción a la Sagrada Imagen de la Virgen de la Candelaria de La Viña creció a tal punto que, a mediados del siglo XVIII, a la actual calle Mendoza se la conocía por calle de La Viña. A fines de ese siglo, el nuevo Santuario de la Virgen presentaba un aspecto ruinoso, por lo que se obtuvo de las autoridades un permiso para pedir limosnas para repararlo. De esta época data la obra realizada por el escultor, imaginero y pintor salteño Tomás Cabrera, que modeló en pasta un rostro doliente y ensangrentado de la Virgen de la Candelaria de La Viña de Siancas, degollada por los mocovíes.

En 1836 Doña Teresa de Jesús Cornejo emprendió una gira limosnera por Bolivia y Perú pidiendo donativos para continuar con los trabajos del templo. Su viaje a caballo lo hizo en compañía de la Virgen de la Candelaria (llamada La Sentadita, cuyo cuerpo había sido modelado para que se adaptara al caballo).

El 24 de agosto de 1873 se bendijo la piedra fundamental del edificio definitivo y se dio comienzo a su construcción en la intersección de las calles Alberdi y San Juan. La obra se costeó con las limosnas recolectadas por una comisión de damas y con el impuesto a la sal cuando concluyó la obra de la Catedral, que había sido dañada a causa del terremoto del 19 de octubre de 1844 y a la que había sido originalmente destinado dicho impuesto.

El 25 de marzo de 1886 fue bendecido el edificio. Los trabajos de la torre se iniciaron con posterioridad. La antigua Iglesia colonial fue reemplazada por esta imponente construcción de líneas italianizantes, encargada a la Empresa de Noe Macchi. Su torre se terminó en 1908, con otros proyectos, gracias a una subvención del Gobierno Nacional. Finalmente fue consagrada en 1904. Fue recientemente restaurada y pintado su exterior.

Fuentes: Prof. María Teresa Cadena de Hessling y www.iglesialaviniasalta.com.ar

Dirección y Contacto:
Alberdi 485
TEL: (0387) 421-3237

Parroquia Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro y San Alfonso

Los padres Redentoristas llegaron al país en 1883 y tres años después se hicieron presentes en la Provincia de Salta. Se instalaron en la vieja iglesia de La Merced y desde allí, junto a otros nuevos sacerdotes misionaron a caballo por Cachi, Payogasta, Molinos, La Poma, Seclantás, Luracatao, San Carlos, Guachipas, La Viña, Cafayate, San Antonio de los Cobres, Rosario de la Frontera, Orán, La Caldera, empalmando con sus tareas en Jujuy y Tucumán.

Con la ayuda de los feligreses, en 1894 se construyó el primitivo templo de San Alfonso en la actual calle Leguizamón. Como el templo resultaba chico, en 1908 llegó a Salta el arquitecto Ziegelmeir, encargado de proyectar su ampliación. A raíz de reiteradas dificultades éste recién se inauguró en 1911 y, en 1957, se creó la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y San Alfonso.

En el templo se destacan la nave central y los numerosos e importantes vitrales con las escenas de la vida de San Alfonso, entre otros. La imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro es un ícono que representa a la Virgen de la Pasión, que es bizantina y data del siglo XII. Se la veneraba como Virgen de la Pasión hasta que llegó a Roma en el siglo XIII. Allí la Virgen, en un mensaje dado a una niña de 6 años, expresó que quería ser venerada como Madre del Perpetuo Socorro. La invasión francesa destruyó el Templo de San Mateo en Roma, lo único que se salvó fue el cuadro que permaneció oculto hasta 1798, fecha en la que los Redentoristas comenzaron a dar a conocer y a cultivar su devoción por todo el mundo, es así que la Virgen del Perpetuo Socorro, auxilio de pobres, afligidos y desamparados, es venerada en Salta.

El cuadro que posee esta Parroquia está pintado sobre madera de cedro, encuadrado en nogal y se destaca la expresión de los grandes ojos de la Virgen y cejas marcadas que llaman la atención, porque se dirigen a quien los mira. Su rostro, de exquisita amabilidad, se muestra transido por la tristeza.

Fuente: www.portaldesalta.gov.ar/redentoristas

Dirección y Contacto:
Leguizamón 812
TEL: (0387) 421-2109

Via Crucis del Cerro San Bernardo

Declarado Reserva Natural Municipal el 4 de junio de 1991, puede accederse a él por medio del Teleférico, en vehículo por la ruta o a pie por las escaleras que comienzan detrás del Monumento al Gral. Martín Miguel de Güemes. El Complejo Teléférico tiene base en el Parque San Martín y en la cima del Cerro.

Las escaleras cuentan con 1070 escalones. En su trayecto se pueden observar las 14 estaciones del Via Crucis, el cual se realiza el día de la Cruz (primer domingo de mayo) todos los años.

Una vez en la cima encontramos la Cruz de madera con la inscripción: Cristo Vive, Reina e Impera, que fue colocada en el año 1901 para celebrar el inicio del siglo por iniciativa del Obispo Monseñor Linares. A su lado se eleva la imagen del Cristo Redentor, fundida en cobre sobre un pedestal y colocada en 1903. En su brazo derecho se observa un corte, producto de un intento de robo ocurrido hace varias décadas.

También en la cima se encuentra un complejo con terrazas y balcones construidos con piedras del mismo Cerro, confitería y locales de venta de artesanías complementan la experiencia y la vista panorámica de la Ciudad de Salta.

La superficie de la Reserva Natural es de aproximadamente 100 h., situándose al Este de la ciudad, a 1458 m. sobre el nivel del mar y a 258 m. sobre el nivel de la ciudad. Se trata de un espacio natural con flora y fauna autóctonas, como quebrachos, talas, ceibos, algarrobos, cebiles, entre los primeros, y animales como corzuelas, chancho rosillo, pájaro carpintero, picaflor, víbora cascabel, iguana overa.

Las rocas de origen marino que conforman el cerro y la presencia de fósiles dan muestran de que, hace 400 millones de años, éste estaba cubierto por un mar de aguas poco profundas, que se retiró por los movimientos sísmicos que dieron origen al Cerro, como parte de las Serranías de Mojotoro.

El Cerro San Bernardo fue, en la historia de Salta, parte activa de su vida, inspirador de pasiones, poemas y coloridas anécdotas de folklore popular.

Información | Servicios | Recorridos | Actividades | Calendario | Imágenes | Prensa | Descargas | Política de privacidad | Condiciones de uso | Contáctenos
Secretaría de turismo de la ciudad de Salta - Caseros 711 - Tels: 0800-777-0300 / (0387) 422-7798 - e-mail: info@saltalalinda.gov.ar